como cultivar marihuana kush

Casi todos conocemos los diferentes lugares del mundo donde el cannabis ya tiene una regulación favorable, desde el conocido destino fumeta, Amsterdam, hasta la sonada noticia de EEUU regulando la marihuana medicinal y recreativa en algunos estados, que ha dado la vuelta al mundo. En realidad la afirmación de que el cultivo para propio consumo no es un delito no resuelve el problema pues no existe en nuestro Ordenamiento Jurídico ninguna norma que establezca cuáles son sus límites, de modo que es algo que decidirá el Juez en cada caso concreto a la vista de las circunstancias.
Esto es así porque el número de horas de sol que hay en los trópicos y ecuador siempre son 12h de modo que cuando las plantas de cannabis ya han alcanzado su madurez, se ponen a florecer con un tamaño más reducido en comparación al hemisferio sur y norte, en el cual disponen de hasta 16h al día de sol.
En la actualidad el beneficio principal del uso de equipos LED en el cultivo de marihuana no está en el ahorro energético (que también es perceptible), si no en la mejora de la calidad del luz (los diodos emiten una luz continua, lo que genera menos estrés en las plantas), reducción de la temperatura de funcionamiento (se calientan sustancialmente menos que los equipos de Sodio Mercurio), así como un incremento de la resina, olor y sabor, del producto final debido a una reducción de temperaturas en el ambiente que favorecen una menor volatilización de los terpenos.
Al igual que en las zonas templadas cercanas al Trópico de Cáncer y en la franja Intertropical, se puede recurrir a la luz artificial para proporcionar un mínimo de 14 horas de luz a nuestras plantas, sacándolas al exterior para realizar la floración durante casi todos los meses del año.
La marihuana para crecer, aunque sea a un ritmo mucho más lento que en temporada, necesita unas temperaturas mínimas superiores a 10 ºC. Son pocas las zonas privilegiadas del territorio español que gozan de inviernos suaves sin casi heladas, claros ejemplos son el litoral mediterráneo, el valle del Guadalquivir, Huelva, Canarias,…., y que permiten otra forma de cultivar cannabis como son los cultivos de invierno.
“Con la nueva ley se triplicará el número de cultivadores”, aseguró Juan “Guano”, fundador del primer “growshop” de Uruguay, un establecimiento que vende todo tipo de productos destinados al cultivo de cannabis, excepto las semillas de la planta, aún ilegales.
En Triagrama se declararon satisfechos, como profesionales y ciudadanos, de haber cumplido con aportar a la evolución social para que las personas que deciden cultivar sean tratadas con respeto a su dignidad de seres humanos con soberanía esencial consagrada en el Derecho, manifestaron.
Por venta de semillas de marihuana de cultivo para nuestras plantas es de alrededor de veinte grados, por lo que si utilizamos paneles LED no solo evitaremos estresar nuestras plantas por exceso de calor sino que además no necesitaremos invertir tanto en un sistema de intracción y extracción de aire.
La modificación del citado artículo, si la iniciativa cuenta con el apoyo parlamentario, añadirá el siguiente texto al ya existente: “Tampoco será punible la posesión de derivados de la marihuana con fines medicinales, siempre que la cantidad sea la necesaria para el tratamiento de quien la posea de un tercero que se encuentre bajo su cuidado tutela, según las normas de la materia”.

Share This: